Buscando clínicas

Como ya comenté en un post anterior Johnny y yo decidimos hacer una intentona por lo privado y por eso nos dedicamos a buscar clínicas privadas. Miramos una que había en una ciudad cercana a nuestro pueblo (vivimos en un pueblo de unos 8000 habitantes y por supuesto allí no hay clínicas de ningún tipo). Casi nos da algo cuando nos pasaron los precios. Es inhumano, la verdad.  Están negociando con algo vital para las personas.  Sí,  vital. Una persona ajena a este mundo de la infertilidad puede pensar: bueno, no te vas a morir si no tienes hijos! Y yo digo que no tenerlos cuando tienes ese instinto muy muy marcado, te puede dejar marcado de por vida. Imaginemos el caso de una persona que no tiene familia ni amigos y que se siente sólo y depresivo. Y que para ir al psicólogo a ayudarle, le pidieran 10.000 eur. ¿Y si no tiene esa persona esa cantidad de dinero? ¿lo dejarían solo a su suerte? Total, de sentirse solo y depresivo no se va a morir… Puede que no, pero va a quedar tocado de por vida. Pues con la infertilidad es lo mismo. En fin. Nos pareció un precio aberrante y decidimos mirar si con la mutua privada que tenemos nos cubría algo. Y sí.  Había una clínica en Barcelona que me hacía buen precio por ser de mi mutua. Porque mi marido tiene una mutua diferente y aunque el problema de infertilidad es masculino,  las mutuas no cubren tratamiento de FIV ya que la que se somete a la FIV es la mujer. Es decir, la mutua debe ser de la mujer aunque el problema sea del hombre. Entonces decidimos ir allí a hacer una primera visita. Fui con mucha ilusión. Llevamos todas las pruebas y la doctora nos confirmó que íbamos FIV directos y además tenia pinta de que tendría que ser ICSI. Nos explicó que como los bichos de Johnny apenas se movían y eran muchos deformes, lo que hacían era seleccionarlos con un microscopio e introducirlos en el óvulo para fecundar. Me quedé a cuadros. En fin, nos mandó unas nuevas analíticas para llevarlas para abril o mayo ya que las pruebas no podían tener más de 3 meses y nosotros queríamos hacer el tratamiento en junio. Me dijo que para la siguiente visita me haría una eco y ya está. Esto sería marzo más o menos. Y teníamos que volver en abril o mayo ( no lo recuerdo bien) para llevar las nuevas analíticas,  otro seminograma y hacerme una eco. Nos dio unos papeles que teníamos que llevar firmados dando nuestro consentimiento para el tratamiento y ya está.  Que ilusión me hizo. Yo entonces era muy ilusa. Como todas las que empezamos con la FIV.  La verdad,  es que la frescura con la que empiezas ya no se vuelve a recuperar en este camino tan complicado.

Anuncios

2 comentarios en “Buscando clínicas

  1. Esa última frase, cuantísimo la comprendo. Y qué verdad es.
    Y qué de tiempo pasa y se pierde por el camino por dificultades económicas, papeleos, pruebas…
    Estoy enganchada a tu historia, no dejes de escribir.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s