Maldito destino

Me hicieron la eco de las 20 semanas a mediados de enero y estaba todo bien. Me confirmaron que llevaba un niño y una niña. Por supuesto ya tenían nombre y ya notaba sus patadas. Ya habíamos comprado muchas cositas para ellos y la habitación estaba encargada. La teníamos pendiente de desmontar y estábamos desmontando otra habitación para poder ir preparando la de los niños. En ello estábamos cuando llegó la noche del 22 de enero. Me fui a dormir normal pero sobre las 2 o las 3 de la madrugada empecé a notar unos dolores muy fuertes en las piernas y también en la parte baja de la barriga. Me tomé un nolotil pensando que sería un dolor normal del embarazo. Pero en una de las veces que me levanté al baño vi que sangraba un poco.  Sangre sangre, no manchaditos. Llamé a Johnny llorando y nos fuimos a urgencias sobre las 7 de la mañana. No sabía que pensar. Intentaba pensar en positivo pero era consciente de que un sangrado a estas alturas del embarazo no era normal.  Cuando llegué allí me subí al potro y me hicieron una eco. Por la cara de los médicos ya vi que algo no iba bien. Me hicieron un tacto y vieron que había dilatado. Me dijeron que me quedaba ingresada. Al cabo de un rato vino una doctora que nos comentó que yo estaba como de parto y me iban a mirar que no tuviera ninguna infección de membranas no de orina. Me dijeron que iban a ver como evolucionaba en 24 horas pero ya me dijo que tenía mal pronóstico. Tenía pinta de aborto tardío. Como aun no estaba de 24 semanas, aun se consideraba aborto y no parto…En fin… Llamamos a nuestras familias y yo seguía con muchos dolores que se pararon un poco a las 4 de la tarde. Pero ya me hice a la idea. Los iba a perder. A mis niños bonitos, la ilusión de mi vida. Ellos eran toda mi vida y los iba a perder…La gente intentaba darme ánimos.  Me decían que no me pusiera en lo peor pero yo sabía los dolores que tenía y el sangrado cada vez era mayor. Finalmente me dieron una habitación en una planta diferente a la de maternidad para que yo no tuviera que sufrir el ver a los niños de los demás y así pasé la noche. Con unos dolores horrorosos cada vez más seguidos.  Al final me subieron otra vez a la zona de urgencias y me revisaron.  Vino un doctor muy amable y me dijo que podía tomar dos decisiones: o me provocaban el parto allí o esperaba a que se desencadenara poco a poco y podía romperse la bolsa y podía yo coger una infección. Ufff. El desenlace era el mismo. Yo iba a perder a mis bebés. Lo hablamos Johnny y yo y decidimos acabar con la tortura y acabar ya con aquel dolor. Recuerdo que entraron al box de urgencias madre y mi Sister e intentaron darme ánimos. Fue horroroso.Tuve que firmar una hoja para la epidural y me la pusieron. A las 12h entré en quirofano y allí tuve el parto más doloroso de mi vida. La epidural no me hizo efecto porque ya era tarde. Y sufrí todo el parto. Tanto los médicos como las enfermeras se portaron muy bien. Y Johnny por supuesto estuvo todo el rato conmigo. En fin… no puedo ni acordarme de aquello. Hay detalles que no cuento porque son demasiado dolorosos. Sólo os diré que tuvimos nuestro momento para despedirnos de ellos. Nadie debería pasar por algo así pero a mi me tocó….Estuve ingresada ese día y al día siguiente ya me dieron el alta. ¿Cómo se afronta algo así?  He dado a luz. Estoy pasando una cuarentena pero no tengo a mis hijos conmigo. Sólo tengo una sensación de vacío que me ahoga cada vez más.  Me siento madre pero mis hijos no están… Además tuve que ver todas sus cositas en su cuarto y ya nunca las iban a usar… La primera semana ni la recuerdo.  Es como una nube negra en mi memoria. Sólo se que a la semana y media después de ese fatídico 24 de enero el test de embarazo de mi Sister dio positivo. Y sin FIV.

Anuncios

22 comentarios en “Maldito destino

    • Muchas gracias guapa. Ya he visto en tu blog que tu tampoco lo pasaste bien. Y cuando pierdes un embarazo da igual si estas de 2 o 30 semanas porque siguen siendo tus bebés y nosotras los queremos igual. Muchas gracias por seguirme😘

      Me gusta

  1. Lo siento mucho Dirá. Eso sí que fue un palo muy duro de superar . Madre mía!! Lo tuvisteis que pasar fatal. Hay veces que la vida nos juega malas pasadas. Un beso enorme.

    Me gusta

  2. He empezado a leer tu blog desde el principio y en esta entrada casi lloro. Menos mal que ya sé cómo acaba porque las últimas entradas ya las he leído… Me alegro que tengas a tu príncipe contigo, aunque hayas tenido que sufrir lo indecible. Un besazo.

    Le gusta a 1 persona

    • Es imposible no tener miedo durante el embarazo . Pasamos por cambios hormonales muy fuertes y nuestro mundo empieza a cambiar. Los miedos son normales. Gracias a Dios este tipo de sucesos no son los más habituales. Un besazo 😙

      Me gusta

  3. Puuff no me puedo ni imaginar lo que debe ser esto, de 20 semanas no era posible incubadora por lo que veo. Yo tengo una amiga que le pasó más o menos lo mismo, pero ella tuvo un parto a los nueve meses, no fue como a ti, lo que pasa que se complico y perdió a su bebé y la verdad que ella no lo ha superado. Por lo menos sé que has tenido otro bebé en perfecto estado, y eso me alegra mucho, aunque en tu memoria y en tu corazón siempre estarán esos dos angelitos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s