Intentando volver a la normalidad

Pues sí. El día que cumplí 33 años estuve en un hospital haciéndome un legrado. Ese día tenía que haber sido muy especial porque ya estaría muy embarazada (salía de cuentas para junio aunque al llevar 2 ya contaba que se me adelantaría) y en cambio fue horroroso. Encima tuve que volver a pasar por sangrados, dolores… y claro, todo se atrasaba.  Y es que Johnny y yo habíamos decidido ir a por nuestros congelados en cuanto me dieran el alta. Recién pasado mi legrado decidí volver a trabajar porque la casa se me caía encima. Y sí…fue duro. Fue duro porque yo lo había dejado todo preparado para cuando cogiera mi baja de maternidad y ahora estaba allí sin saber qué hacía allí.  Fue duro porque cuando la gente me preguntaba que tal estaba me ponía a llorar. Fue duro porque una compañera estaba embarazada del mismo tiempo que yo y ella continuaba con su barriga y yo ya no. Tuve que escuchar como los compañeros le hacían un regalo antes de coger la baja y ella toda feliz…y digo escuchar porque no me levanté de mi mesa y no dejaba de mirar el ordenador. Nadie cayó en que yo estaba allí y que acababa de perder un embarazo. Y es que la vida y las ilusiones de los demás seguían pero las mías no… Menos mal que a finales de año,  debido al buen trabajo hecho por mi departamento, nos regalaron un viaje a Roma. Debido a mi embarazo yo lo había rechazado, pero mis compañeras al saber lo de mi aborto, decidieron esperar a que yo volviera para que pudiera ir con ellas. Se portaron muy bien. Y fue un viaje que me sirvió mucho para desconectar. Fue como un momento de inflexión y parece que empecé a retomar un poco las fuerzas. Aún tenía bajones sobre todo cuando compañeras que estaban embarazadas del mismo tiempo que yo empezaron a tener sus bebés y a traerlos al trabajo o a mandar fotos por Facebook o WhatsApp. Fue muy duro. Vaya lloreras me pegué viendo esas fotos… Y cuando los traían al trabajo y se ponían a hablar del parto…ufff. Estando yo en Roma a mi Sister le dijeron que llevaba una niña y el embarazo iba muy bien. La vida seguía girando. Después de la regla de Mayo volvimos a la clínica y comentamos que queríamos ponernos los congelados que nos quedaban. Pero eran de peor calidad que los otros y no sabíamos si esta vez íbamos a tener la misma suerte.

Anuncios

4 comentarios en “Intentando volver a la normalidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s