2

#infertilpandy

Como ya comenté en el inicio de mi blog, pertenezco al grupo de #infertilpandy del twitter. Lo encontré por casualidad. Hace muchos años que estoy en Facebook y soy bastante activa pero el Twitter no lo usaba mucho. Sólo entraba de vez en cuando…Pero mientras estuve de baja en mi segundo embarazo me puse a buscar blogs por Internet. Encontré a muchísima gente que había pasado por lo mismo que yo… Yo que pensaba que sólo me pasaban a mi estas cosas… Y entonces me di cuenta de tooooodo lo que compartía con esas otras chicas que escribían esos blogs. Me hicieron reír y también llorar. Acababa uno y empezaba otro y seguía todos los que podía. Recuerdo con mucho cariño los primeros que leí hace ahora un año: Voy  caminando hacia vuestro futuro y Pirueta y Patatona (a ver si luego puedo poner los link de sus blogs. Es q estoy escribiendo con el móvil😀). Y poco a poco me fui aficionando. Y pensaba que ya no era yo sola la que sentía esas cosas. Y sobre todo te sientes como más acompañada. Y un día leyendo el blog de Diario de una Mama Ingeniera vi que comentaban que había un grupo en Twitter que se llamaba #infertilpandy y decidí meterme a ver lo que decían y comentaban. Y poco a poco fui conociendo los casos de diversas chicas. Algunas ya lo habían conseguido y otras no. Había de todo. Y sobre todo hay muy buen ambiente y te sientes acompañada. Me dio rabia no haberlo encontrado antes. Porque me sentí sola en algunos momentos… Me hubiera venido muy bien el grupo durante mis tratamientos y durante mi aborto. Y también en las esperas entre tratamientos, las betaespera,  los negativos, las pruebas…. Es un grupo muy majo al que cada vez se une más gente. Y muchas veces me quedo parada de lo valientes que son todas estas chicas. Se caen y se vuelven a levantar! Un besazo enorme a todas ellas por su valentía y su fuerza. En algunas fases de nuestra vida podemos encontrar muchas piedras, pero siempre las podremos saltar mejor si estamos acompañadas #infertilpandy.

0

A un paso del final

Pues las semanas y los días fueron pasando. Algunos días más paranoica cuando no notaba sus patadas o cuando notaba tirones en las ingles… Pero otros pude disfrutar un poco de mi barriga (aunque no mucho). Lo de ir a una eco y ponerme nerviosísima nunca se me pasó. Siempre que iba a una eco se me ponía el corazón en un puño… Así fueron pasando los días hasta llegar al último trimestre. Me notaba extraña. Era como si no me creyera que ya quedará tan poco… Imaginaba como sería mi niño y como nos sentiríamos. Es el final de una etapa. Una etapa muy buscada y que nunca te ves consiguiendo. Y yo, en las navidades de 2014 tenía ya una barriga muy importante. El día de nochebuena hice mis 37 semanas. Pero el día de antes tuve mi último susto. Fui a hacerme la revisión de monitores en la SS. Allí le miden el ritmo cardíaco al bebé. Había pasado una noche malisima sin dormir nada ya que tenía una tos muy fuerte que no me dejaba dormir. Me tomé un gelocatil antes de salir y me fui a los monitores. Allí nos ponen a varias embarazadas con un monitor cada una. Yo me encontraba bastante mal con la tos y encima cansada de no haber dormido. La doctora que estaba ese día me dijo que tenía que repetir monitores porque al niño le salían taquicardias. Me llevaron a la zona de urgencias. A la sala de al lado donde había sufrido mi aborto y me puse muy nerviosa. Me repitieron monitores y aquello no dejaba de pitar. Contra más pitaba, más nerviosa me ponía. Y nadie me decía nada. Sólo que tenía para un buen rato allí.  Pasaron otras chicas por mi lado pero ellas se iban y yo seguía allí. Al final una doctora me preguntó si me encontraba bien. Le dije que no. Que tenía mucha tos y no había dormido. Esta doctora fue la que cayó en que el único problema es que yo estaba muy nerviosa. Me trajeron una tila y me dejaron levantarme para ir al baño. Después, cuando volví del baño, todo salió bien. Menos mal. Lo pasé fatal pensando en que después de todo me saliera mal otra vez… Me hicieron volver al día siguiente para repetir por si acaso. Fue el día de nochebuena. La repeti por la mañana en la SS y por la tarde en el privado y todo fue muy bien. Decidí que no volvería a la SS ya que hacerme los monitores rodeada de otras personas me ponía nerviosa. A partir de ese momento ya sólo me quedaba ir a revisiones para control de monitores y ver si había empezado a dilatar. A escasas 3 semanas de salir de cuentas, ya sólo me quedaba esperar.

5

Embarazos “normales” vs. embarazos por tratamiento

Llegados a este punto me gustaría contar como me fui sintiendo durante mi embarazo comparada con otras embarazadas “normales” (me refiero de forma natural). Casi a la vez que yo hubo otras amigas, compañeras y conocidas que estaban embarazadas. Yo pasé un principio de embarazo complicado, con mucho miedo a moverme y cuando el hematoma se reabsorvio, entonces empezaron los controles del cuello del útero. Hice una vida muy tranquila y sin estrés. Y por supuesto, estaba de baja. Pero mientras tanto, había compañeras de trabajo embarazadas también que iban a trabajar tan tranquilas. Y se las veía tranquilas. Sin agobios. No se por qué pero las embarazadas normales no suelen pensar que todo va a salir mal. Habrá excepciones pero yo no las conozco. Durante el embarazo ellas hacían vida normal. Iban de fiestas, a la playa… En fin. Vivían su embarazo con intensidad.  En cambio, yo casi lo escondía… Se lo dije a muy poca gente. La gente se fue dando cuenta si me veían con barriga. Y en cambio, las normales, colgaban fotos de sus ecos en Facebook y fotos de sus barrigas. Yo no. Es verdad, que yo en mi primer embarazo era como ellas. También trabajaba, salía, colgaba fotos. Era como una normal. En cambio, en este embarazo no…Fue todo mucho más complicado… Los sustos de las normales tampoco me parecen iguales… Una amiga mía sangro un poco en el primer trimestre. Pero iba a trabajar así. Le daba importancia pero quizá no tan acusada como le hubiera dado yo… Mi cuñada se cayó en el primer trimestre de embarazo por las escaleras rodando…y no fue a urgencias!! Se esperó al día siguiente que tenía visita…En serio?? Yo creo que está relacionado con que se quedó a la primera… Otros familiares y conocidos han ido a viajes largos estando preñadas: Japón, Turquía…Uff. Y yo ni siquiera me lo hubiera planteado… Es verdad que en mi primer embarazo me planteé ir a Roma pero en el segundo fue diferente…Vosotras también pensáis que las embarazadas normales tienen menos miedos que las que lo hemos conseguido por tratamiento?? Supongo que habrá  de todo pero yo si lo siento así. Y me da rabia no haber podido vivir un embarazo de forma más relajada y disfrutar un poco más.

2

Superando los miedos

Pues poco a poco y sin darme cuenta me planté en la semana 20. Me tocaba hacer la eco morfológica. Esta era la última eco a la que había llegado en el embarazo anterior y como podéis imaginar era un momento muy importante para mi. Primero me hice la eco por la SS. Debido a mi aborto, en la SS me estaban llevando un control mucho más exhaustivo y a mi me hacía encontrarme mucho más tranquila. Pues bien, fui a hacerme la eco y yo iba muy nerviosa. Para mi era muy importante porque esta eco no me había dado tiempo a hacérmela la en la SS en el embarazo anterior. Sólo me dio tiempo a  hacérmela  en el privado. Sé que los embarazos no se pueden comparar, pero yo si lo hacía…. Eso eco me salió perfecta. Para mi fue un alivio enorme. Ahí fue cuando me atreví a hacerme algunas fotos con la barriga pintada. Aún tenía miedo, pero me di permiso para poder disfrutar un poco. A las 2 semanas, me la hice en el privado y salía todo muy bien. Tengo que aceptar que el día que hice las 21 semanas y media me dieron muchas paranoias… Y si volvía a pasar algo?? Ufff…Me daba pánico. Esa noche la pasé fatal… Pero poco a poco fui aceptando que eran embarazos diferentes y que todo iba saliendo bien. En las semanas siguientes tuve un control muy exhaustivo del cuello del útero para ver si se me acortada.  Si es corto existe lo que llaman un cerclaje que consiste en coser el cuello del útero para evitar el parto prematuro. Por suerte, todo fue saliendo bien. Entonces nos empezamos a ilusionar de verdad e incluso hicimos una eco 4D en la que se veía nuestro niñito guapo. Qué eco más bonita y emocionante. Fue precioso. Y así poco a poco, fuimos empezando a mirar cosas para el bebé. Empecé a tener las primeras cositas cuando yo estaba de unas 28 o 30 semanas. Aún así me daba cosa comprarle ropa y cositas para él…. Uno de los peores momentos fue cuando fuimos a buscar las cosas que teníamos guardadas del embarazo anterior: mantas, pijamas, ropa en general… Para mi fue muy duro ver todas mis ilusiones rotas…Uff. Fui mirando lo que podría ir aprovechando y se me iba haciendo un nudo en la garganta… Pero lo conseguimos. Pasamos el mal trago y aprovechamos las cosas de sus hermanitos. Estábamos contentos porque pese a todo, se iban a aprovechar.

4

Mis miedos

Tuve que tomar la decisión de coger la baja. Yo que soy una persona que nunca me pongo enferma y he ido cojeando al trabajo… Tanto mi gine privado como el de la SS me recomendaron reposo. Me vieron un hematoma del mismo tamaño que la bolsa que hacía que sangrara. Se tenía que reabsorver y me recomendaron reposo. No me supieron decir el porque del hematoma. Algunos decían que a veces la placenta al formarse crea hematomas y otros que podía ser el otro embrión que no llegó a desarrollarse. Yo sólo sé que me morí de miedo y tuve que hacer muchísimo reposo. Aún volví una vez más a urgencias. Cuando estaba de 8 semanas y unos días volví a sangrar pero no tan abundante y más marrón. Y me dijeron que era el mismo hematoma que estaba siendo expulsado. Cada dolor que sentía me aterraba. Era una locura de llamar al gine, de urgencias, de paranoias… Así llegué a la semana 12. Me hicieron una eco preciosa en la SS en la que me confirmaron que todo iba bien aunque el hematoma aun seguía ahí.  La bolsa estaba un pelin despegada pero no era importante. Fue una eco importante aunque con mi antecedente aun no estaba tranquila… Tuve que continuar con reposo. Creo que para la semana 18 ya había desaparecido el hematoma. Se reabsorvio. Pero entonces se acercaba la semana  en la que había perdido el anterior. Y me daba miedo ilusionarme, me daba miedo hacerme fotos…. Y no quería nada para mi bebé. Ni un chupete. Nada.  Por si luego salía algo mal…. Me confirmaron que era un niño! Me hizo mucha ilusión. Ahí me imaginaba que todo saldría bien pero luego volvían mis miedos. Y me daba envidia las que estaban embarazadas y lo disfrutaban. Pero yo no podía… Pasé un verano difícil pero pasó. Y llegamos a septiembre y a la eco de las 20 semanas. La última a la que había llegado en el embarazo anterior.

4

El corazón en un puño

A veces el destino es feroz. Nos hace vivir situaciones que nos hacen pensar que las cosas pasan verdaderamente por algo, pero muchas veces nosotros no sabemos por qué nos pasan…Como ya sabéis, Johnny y yo estábamos apuntados a la lista de la SS desde 2012. Pues bien, mi positivo fue el 7 de mayo y el día 8 recibí una llamada:

– Buenos días Sira. Le llamamos del Hospital San Pablo. Usted está en espera para fecundación in vitro, verdad?

– Sí…hace 2 años…

– Pues tiene la primera visita el día 28 de este mes. Le va bien?

– Sí…

– Pues le llegará una carta a casa con la hora.

Me quedé helada…Qué probabilidad había de que después de todo lo que me había pasado, me llamaran justo después de mi beta positiva? Johnny y yo estuvimos hablando y tomamos la decisión de cancelar la cita sólo después de hacerme la primera eco… Pues bien, unos días después de la primera eco, llamé y comenté la situación. Ya informé que estaba de muy poco y claro, no quería dejar pasar mi oportunidad de SS si al final algo no iba bien con el embarazo. Me dijeron que si por lo que sea salía mal, que llamara a un número y me volverían a dar cita… Me dio como miedo cancelar esa cita… era como si yo ya diera por hecho que este embarazo iba a salir bien… Y estaba de muy poco. Pues bien, ese mismo día, por la noche, después de cenar, me pasó lo que todas tanto tememos… Estaba en la cocina recogiendo cuando noté como si se me descolgara algo del vientre…Fue una sensación extraña…Me miré allí mismo en la cocina y estaba sangrando… No un poco no…Muchísimo! Llamé a Johnny llorando y en cuanto vio la sangre se puso pálido…Fui llorando a la habitación. Me cambié de ropa corriendo para irnos a urgencias y entonces vi como caían coágulos de sangre enorme al suelo. En un momento, se formó un buen charco…Me hundí y empecé q llorar y a decir: Estoy abortando….Fue horroroso. Me limpié con una toalla y me puse una compresa y nos fuimos corriendo a urgencias. Al mismo hospital donde había abortado el año anterior. No podía dejar de llorar. Johnny me decía que no perdiera la esperanza… Ufff. Yo no podía dejar de pensar qué poco había durado mi felicidad y que el maldito destino había esperado a que cancelara mi visita a la SS. Mis padres ya lo sabían y ahora les tendría que llamar para dar la mala noticia…Se me vino el mundo encima. Llegamos a urgencias y me hicieron entrar muy rápido. Me hicieron desnudarme y subir al potro. Al mismo donde hacía un año me habían visto que algo no iba bien… Recuerdo que había una enfermera que me dijo que ahora vendría la doctora a verme. Le conté lo de mi aborto y que este embarazo me había costado mucho…y ella me dijo que los abortos en estas semanas eran muy comunes…Menuda empatia…Llegó la doctora y me metió  el especulo y me dijo que había restos de sangrado pero que ya no sangraba. Y procedió a hacerme la eco y yo me puse a llorar esperando lo peor… Pero no… La doctora me dijo enseñandome el monitor: Mira, sigue ahí y esta bien.! Y me lo enseñó para que viera el latido. Ahí yo me prometí a mi misma que haría lo que fuera para tener a ese bbebé. Johnny vino corriendo y me dio la mano.. Y me decía: Ves como había que tener fe? Ufff. Me estuvo revisando y me dijo que no se veía nada… Que había sido una amenaza de aborto pero que todo se veía bien. Me dijo que hiciera reposo y que siguiera mis visitas de embarazo. Justo al día siguiente tenía la primera por la SS y una por privado con mi gine. Y así volví a casa.. Sabiendo que lucharía por este campeón como una leona. El destino que tantas cosas malas me había hecho, me estaba dando una segunda oportunidad.

0

Mi primera eco

Después de un positivo y una alegría inmensa llegó el miedo….Sí, el miedo. Ese miedo a que el saco fuera vacío, ese miedo a que se pare, miedo al ectopico, miedo al aborto… Pasé los días de ecoespera con ilusión y con miedo. Preguntándome si el destino me tenía preparada otra jugarreta de las suyas. Así, mientras las embarazadas “normales” disfrutan de su positivo sin problemas, yo tenía un miedo horroroso. Y llegó el día de la eco con la dra.M. Iba muerta de miedo. Me hizo pasar al ecografo y ahí estaba mi saco con lo que se adivinaba el embrión… y estaba bien. Respiré tranquila. Pero me dijo que sólo había uno. Me quedé un poco parada. No sé… esperaba dos por el número de beta. Salí de allí entre feliz y rara porque esperaba dos… Tuve que asumir que uno de los dos no quiso quedarse… No pudo ser. Al día  siguiente tuve visita con mi gine privado ( el que atendió a mi Sister y me hizo la histeroscopia) pero ese día tuvo un problema familiar y me atendió una doctora. Recuerdo los nervios de la eco. Aunque me había  hecho la eco el día de antes, iba con unos nervios horrorosos por si se había  parado… pero no. Ahí estaba. Ella vio mi antecedente y me recomendó pasar un embarazo tranquilo. Si podía trabajar desde casa mejor que en el trabajo… Y decidí solicitar en mi empresa trabajar desde casa. Iba a hacerlo todo por mi nuevo embarazo. Así, empecé a asumir que era verdad y que estaba de nuevo embarazada. Lo que yo no sabía es que iba a pasar un eembarazo con muchas paranoias… y no tantas…Esa misma semana, un viernes de madrugada, me pareció ver en el papel al limpiarme un par de gotas de sangre muy rojas. Pero luego ya no las vi más.. no se si fue fruto de mi imaginación y miedo. A lo mejor mi cabeza las había inventado….Pero ante la duda, nos fuimos a urgencias. Recuerdo que me decían que estaba de muy poco y tal. Pero yo necesitaba saber…Me revisaron bien y me hicieron eco y estaba todo bien. Me estaba volviendo loca??? Uff. Esto hay que pasarlo. El miedo a perderlo todo otra vez estaba muy muy presente.